Proyecto Escuela Primaria (descargar archivo)
     
Il pescatore
El pescador
All'ombra dell'ultimo sole
s'era assopito un pescatore
e aveva un solco lungo il viso
come una specie di sorriso
 
Venne alla spiaggia un assassino
due occhi grandi da bambino
due occhi enormi di paura
eran gli specchi di un'avventura
 
E chiese al vecchio: "Dammi il pane
ho poco tempo e troppa fame"
e chiese al vecchio: "Dammi il vino
ho sete e sono un assassino"
 
Gli occhi dischiuse il vecchio al giorno
non si guardò neppure intorno
ma versò il vino e spezzò il pane
per chi diceva ho sete e ho fame
 
E fu il calore d'un momento
poi via di nuovo verso il vento
davanti agli occhi ancora il sole
dietro alle spalle un pescatore
 
Dietro alle spalle un pescatore
e la memoria è già dolore
è già il rimpianto di un aprile
giocato all'ombra di un cortile
 
Vennero in sella due gendarmi
vennero in sella con le armi
chiesero al vecchio se lì vicino
fosse passato un assassino
 
Ma all'ombra dell'ultimo sole
s'era assopito il pescatore
e aveva un solco lungo il viso
come una specie di sorriso
e aveva un solco lungo il viso
come una specie di sorriso
  A la sombra del último sol,
estaba dormido un pescador
tenía un surco en la cara
como una sonrisa rara.

Llegó a la playa un asesino
dos ojos grandes de chiquillo,
dos ojos enormes de pavor
eran el espejo de una aventura.

Y dijo al viejo: "Dame el pan
tengo poco tiempo y mucho hambre",
y dijo al viejo: "Dame el vino
tengo sed, soy un asesino".

Los ojos abrío el viejo al día,
y ni miró siquiera en torno,
sirvió el vino, cortó el pan,
a quien tenía sed y hambre.

Y fue el calor de un momento
luego de nuevo contra el viento
delante de los ojos aún el sol
a su espalda un pescador.

A su espalda un pescador,
y la memoria es ya dolor
es ya el recuerdo de un abril
jugado a la sombra de un patio.

Llegaron a caballo dos guardias
llegaron a caballo con sus armas
preguntaron al viejo si por el camino
había pasado un asesino.

Pero a la sombra del ultimo sol
se había dormido el pescador
tenía un surco en la cara
como una sonrisa rara,
tenía un surco en la cara
como una sonrisa rara.
 
Canción publicada solo como single "Il pescatore (1970)"
 

Otra hermosa canción, del gran Fabrizio de André. Y como muchas de sus canciones, tiene un ritmo alegre y atractivo, pero ... esconde significados profundos y lejos de ser positivos.

Analicemos las dos primeras estrofas: quién, dónde y cuándo. Un pescador, un asesino, en un playa, al atardecer. Diría que ya aquí es interesante cómo se especifica inmediatamente que el recién llegado es un asesino: creo que crea una cierta tensión en el oyente. ¿Qué pasará ahora?

Tercera y cuarta estrofa: la interacción entre los dos personajes. El asesino se dirige al anciano, sin ocultar su identidad. Y, sorpresa, este último le da pan y vino, sin demora, sin miedo. Aquí hay una clara referencia al cristianismo: "Derramó el vino, partió el pan", como Jesús en la última cena.

Quinta y sexta estrofa: el asesino come y se va. Siempre he pensado "bueno, ¡está bien!". Él se va y deja todo atrás. Creía que De André, con esas palabras, se refería al asesinato recientemente ocurrido, que lo convirtió en un asesino, pero un análisis más cuidadoso nos hace notar que su arrepentimiento es por la infancia perdida. De hecho, aquí se crea el clímax del contraste entre los dos hombres: un anciano, tranquilo y pacífico, que descansaba; un asesino, comparándolo con un niño, asustado en medio de una fuga.

Finalmente, las dos últimas estrofas: los gendarmes, buscando al asesino, se acercan al anciano y le preguntan si ha visto al asesino. Y a primera vista, parece que él no responde a los gendarmes y continúa durmiendo. El último verso nos causa una gran sorpresa, porque después de haberlo alimentado, lo ayuda a escapar. O ...

O, el viejo está muerto. De hecho, "a la sombra del último sol", generalmente entendido como la puesta de sol, es más poéticamente comprensible como el ocaso de la vida de ese hombre. Y aquí volvemos a Jesús y a la última cena: también dio comida a los que más tarde lo traicionaron. Si todavía tenía algunas dudas sobre este símil, el anciano es un pescador, como el mismo Jesús (pescador de hombres, al menos). Y así, como Cristo, el pescador es un anciano, luego asesinado.

Debido a que "tenía un surco en la cara / como una sonrisa rara" es simplemente el corte de un cuchillo en el cuello, cuya forma de media luna, a partir y regresar a la alta, recuerda (¿ironía?) sólo una sonrisa.

http://maria-todesco-marytod.blogspot.com.es/2013/05/il-pescatore-fabrizio-de-andre.html

A mi manera, como un gran conocedor de las canciones, pero sobre todo de la poesía de De Andrè, quería ofrecer mi interpretación de "Il Pescatore". Es una canción que tiene un doble significado, como mucaos otras del poeta genovés.

El primer significado: el asesino se encuentra con el pescador en la playa. Note bien los versos: "Llegó a la playa un asesino / dos ojos grandes de chiquillo / dos ojos enormes de pavor / eran el espejo de una aventura". Aquí leemos que el asesino lo es por las circunstancias. El asesino tiene ojos tan asustados como los de un niño. Todavía impresionado por los hechos que lo llevaron a asesinar, podemos pensar que es un "Miché" que se ha rebelado contra la arrogancia de un caballero y lo ha matado, tal vez para defender a su amada. Su interlocutor le da pan y vino y lo deja escapar.

Muy bien, pero profundicemos. Jesucristo es el pescador. Se presentó como un pescador de hombres. El vino y el pan son una referencia obvia a la Eucaristía. De Andrè apreció particularmente la figura del Mesías, a quien consideraba el mayor revolucionario de la historia. "Il pescatore" anticipa el alcance de la obra maestra "Il testamento di Tito". Perdón y misericordia divina. Ahora no nos importa si el asesino realmente mató en defensa propia porque se vio forzado; si se convirtió en asesino después de haber sufrido agravios y abusos; si siempre ha sido una persona cruel. Lo notable es que sus ojos son un espejo de "una aventura", que en este caso se convierte en el emblema de toda su vida. Jesucristo puede leer en nuestros ojos, ver lo que hemos hecho. Y lee en nuestra alma. Jesucristo rompe el pan y da el vino al asesino, porque son los pecadores, especialmente los más crueles, los que necesitan el cuerpo de Cristo, la intervención de la misericordia divina. Así en "Il testamento di Tito": el ladrón revive su vida ante el Salvador, quien perdona sus graves pecados (¡ha violado todos los Diez Mandamientos!) y lo lleva con él al Paraíso, en el último viaje.

¿Y por qué Jesús no responde a los gendarmes? No interfiere con la "justicia humana". Jesucristo no puede ayudar a los gendarmes a capturar al asesino. Jesús tampoco ayuda realmente al asesino. Bien podría haber indicado a los gendarmes el lado opuesto al que el asesino había ido.

Lo que importa, para Jesucristo, es haber salvado un alma.

Esta es la esencia de "Il pescatore". No habla/enseña sobre el silencio, como indicó A., mi maestro de la escuela primaria, desafiando la propuesta de mi madre para que los niños cantaramos "Il pescatore" durante una representación teatral de Navidad. "El pescador" enseña la esencia del cristianismo. Gracias Faber (y gracias mamá).

http://rikynova.blogspot.com.es/2017/02/il-pescatore-due-piani-di-lettura.html

 
Versiones de la canción:
     - Il pescatore (1970)  (Solo como single )
     - In concerto con PFM (1979)
     - In Concerto (1999)
     - I concerti 1992/1993 - "In teatro" (2013)