La guerra di Piero
La guerra de Piero
Dormi sepolto in un campo di grano
non è la rosa non è il tulipano
che ti fan veglia dall'ombra dei fossi
ma sono mille papaveri rossi
Duermes sepulto en un campo de trigo
no son las rosas ni los tulipanes
quienes te velan a la sombra de las zanjas
sino mil amapolas rojas.
     
"Lungo le sponde del mio torrente
voglio che scendano i lucci argentati,
non più i cadaveri dei soldati
portati in braccio dalla corrente"
Così dicevi ed era d'inverno
e come gli altri verso l'inferno
te ne vai triste come chi deve
il vento ti sputa in faccia la neve.
  "Por las riberas de mi torrente
quiero que bajen los lucios plateados
no más cadáveres de soldados
llevados en brazos de la corriente".
Así decías y era invierno
y como los otros hacia el infierno
te vas triste como quien debe,
el viento te escupe en la cara la nieve.
     
Fermati Piero fermati adesso
lascia che il vento ti passi un po' addosso
dei morti in battaglia ti porti la voce
chi diede la vita ebbe in cambio una croce
Ma tu non lo udisti e il tempo passava
con le stagioni a passo di giava
ed arrivasti a varcar la frontiera
in un bel giorno di primavera.
  Párate Piero, párate ahora,
deja que el viento te pase encima
de los muertos en batalla te llevas la voz
quien dio la vida tuvo en cambio una cruz.
Mas tu no lo oíste y el tiempo pasaba,
con las estaciones a paso de java
llegaste a pasar la frontera
en un buen día de primavera.
     
E mentre marciavi con l'anima in spalle
vedesti un uomo in fondo alla valle
che aveva il tuo stesso identico umore
ma la divisa di un altro colore.
  Y mientras marchabas con el alma a cuestas
viste un hombre en el fondo del valle,
tenía tu mismo idéntico humor,
pero la divisa de otro color.
     
Sparagli Piero sparagli ora
e dopo un colpo sparagli ancora
fino a che tu non lo vedrai esangue
cadere in terra a coprire il suo sangue
"E se gli sparo in fronte o nel cuore
soltanto il tempo avrà per morire,
ma il tempo a me resterà per vedere,
vedere gli occhi di un uomo che muore".
  Dispárale Piero, dispárale ahora,
y tras un tiro dispárale otro
hasta que tú no lo veas exánime
caer en tierra, cubriendo su sangre.
"Y si le disparo en la frente o el pecho
solo el tiempo tendrá de morir,
pero el tiempo a mi quedará
de ver lo ojos de un hombre que muere".
     
E mentre gli usi questa premura
quello si volta ti vede ha paura
ed imbracciata l'artiglieria
non ti ricambia la cortesia.
  Y mientras le prestas esta atención,
aquel se vuelve, te ve, tiene miedo
y abrazada la artillería,
no te devuelve la cortesía.
     
Cadesti a terra senza un lamento
e ti accorgesti in un solo momento
che il tempo non ti sarebbe bastato
a chieder perdono per ogni peccato.
  Caíste a tierra sin un lamento
y advertiste en un solo momento
que el tiempo no te hubiera bastado
para pedir perdón por cada pecado.
     
Cadesti a terra senza un lamento
e ti accorgesti in un solo momento
che la tua vita finiva quel giorno
e non ci sarebbe stato ritorno.
  Caíste a tierra sin un lamento
y advertiste en un solo momento
que la vida acababa justo aquel día
y no tendrías viaje de vuelta.
     
"Ninetta mia crepare di maggio
ci vuole tanto troppo coraggio
Ninetta bella dritto all'inferno
avrei preferito andarci in inverno".
  "Niñita mía morir en mayo
exige tanto, excesivo, valor.
Niñita guapa derecho al infierno
preferiría irme en invierno".
     
E mentre il grano ti stava a sentire
dentro alle mani stringevi il fucile
dentro alla bocca stringevi parole
troppo gelate per sciogliersi al sole.
  Y mientras el trigo ya te sentía
entre las manos apretaste el fusil
entre los labios apretaste palabras
demasiado heladas para fundirse al sol.
     
Dormi sepolto in un campo di grano
non è la rosa non è il tulipano
che ti fan veglia all'ombra dei fossi
ma sono mille papaveri rossi.
  Duermes sepulto en un campo de trigo
no es la rosa ni el tulipán
quienes te velan en la sombra de las zanjas
sino mil amapolas rojas.
     
    (Traducción Mercédes Sánchez/Ana Urrutia)
     
Canción publicada en el disco "Volume 3 (1968)"
     

“La guerra di Piero” fue escrita hace más de 50 años; sin embargo, una pregunta surge espontáneamente al cantarla o simplemente la leerla: ¿qué hubiera sido de esta canción si hubiera sido escrita en un idioma más conocido que el italiano? Probablemente, ahora estaría en el corazón y la mente de todo el mundo. Es más que probable que esta canción se haga eco en sus versos del famoso poema de Arthur RimbaudLe dormeur du val (El durmiente en el valle)”, al que ha puesto música y cantado Léo Ferré (véase este artículo en italiano de Giuseppe Cirigliano).

Además, “La guerra di Piero” muestra una serie de puntos de contacto increíbles, aunque probablemente accidentales, con una canción de Gustave Nadaud inspirada en la expedición de Garibaldi de los llamados "Mil", "Le soldat de Marsala".

"Fabrizio compuso esta canción, que se convertiría en una de sus canciones más celebradas, junto con Vittorio Centanaro, un hábil guitarrista con formación clásica. Fabrizio siempre ha mencionado su amistad con Centanaro y lo importante que fue su relación con él, con el que también produjo el extraordinaria "Si chiamava Gesù".

“La guerra di Piero” se centra nuevamente en el tema de la guerra; el estilo de la canción está influido por Georges Brassens, pero la inspiración directa fue dada por el tío del compositor, Francesco. El recuerdo de su regreso de un campo de concentración, sus historias, su vida difícil e incluso desesperada causó una gran impresión en la sensibilidad de Fabrizio y él a menudo recordaría todo esto. Revignano d'Asti, donde Fabrizio pasó la mayor parte de su infancia y las personas que conoció allí serán una constante fuente de inspiración para él hasta sus últimas canciones.

De André y Centanaro partieron hacia Roma con sus guitarras y un laúd que Fabrizio luego le vendería a un amigo de Remo Borzini. “La guerra di Piero” se grabó en Roma del 18 al 25 de julio de 1964, en los estudios Dirmaphon. "¡Volvimos Roma con 25,000 liras!" (Vittorio Centanaro).

El disco también incluía “La ballata dell'eroe”, ya publicada y que encajaba bien con la nueva grabación. “La guerra di Piero” se incluiría, en 1968, en el repertorio militante de estudiantes izquierdistas y católicos, que en ese momento estaban igualmente comprometidos en una remodelación de su rol social.

"Cuando se publicó ‘La guerra di Piero' prácticamente no se vendió; se convirtió en éxito solo cuatro años más tarde, con el auge de la canción de protesta con Dylan, Donovan y otros. Creo que escribiré una canción a favor de la guerra, que por supuesto venderé en 1980, cuando haya una ‘guerra santa' en nombre de un ideal vago y ocasional". Bastante provocativo, Fabrizio declaró esto en una entrevista concedida a "Corriere Mercantile" de Génova el 8 de marzo de 1968.

De: Luigi Viva, "Non per un dioma nemmeno per gioco - Vita di Fabrizio de André", Feltrinelli, Milano 2000 (8a edición), pp. 113-114.

https://www.antiwarsongs.org/canzone.php?lang=it&id=5

“La guerra di Piero” es una de las canciones más famosas de Fabrizio De André, un culto no solo en su discografía, sino en toda la escena musical italiana.

Publicado en una versión anterior en 1964, conquistó abrumadoramente las etapas italianas, pero solo desde 1968 en adelante, en una atmósfera de protesta y rebelión. Sobre el tardío éxito de la canción, De André dijo irónicamente: "Cuando se publicó ‘La guerra di Piero' prácticamente no se vendió; se convirtió en éxito solo cuatro años más tarde, con el auge de la canción de protesta con Dylan, Donovan y otros. Creo que escribiré una canción a favor de la guerra, que por supuesto venderé en 1980, cuando haya una ‘guerra santa' en nombre de un ideal vago y ocasional".

El autor no canta a una guerra en particular, sino a la guerra misma, a través de las voces del narrador y del mismo protagonista. Por lo tanto, “La guerra di Piero” es un “meta-canción” y cuando el joven De André dice Piero, se refiere a todos los soldados muertos bajo cualquier bandera, en todo momento, por causas que no les concierne, a instancias de los demás. .

La humanidad de Piero acompaña todo el despliegue de la historia, y de hecho se convierte en su tema principal dejando hechos bélicos más sombríos en un segundo plano. Sus emociones, sus pensamientos y sus miedos son los verdaderos protagonistas. El momento de la muerte no se cuenta con macabras imágenes sangrientas, sino a través de sus últimos pensamientos, dedicado a Ninetta, su compañera, dando al amor la primacía sobre la muerte.

La canción comienza desde el final o desde la muerte del protagonista que el narrador aborda con una descripción floral de su lecho de muerte:

Duermes sepulto en un campo de trigo
no son las rosas ni los tulipanes
quienes te velan a la sombra de las zanjas
sino mil amapolas rojas.

Así comienza el largo flashback, que comienza con las palabras de esperanza de Piero, pronunciadas en invierno y sofocadas en primavera por su partida a la guerra:

"Por las riberas de mi torrente
quiero que bajen los lucios plateados
no más cadáveres de soldados
llevados en brazos de la corriente".
Así decías y era invierno
y como los otros hacia el infierno
te vas triste como quien debe,
el viento te escupe en la cara la nieve.

El narrador, siempre más cercano espiritualmente y humanamente a Piero, lo exhorta con una imperativa anáfora para que se detenga en su camino, escuche en el viento las voces de los que le precedieron, que ya han tomado ese camino o a los caídos en la batalla:

Párate Piero, párate ahora,
deja que el viento te pase encima
de los muertos en batalla te llevas la voz
quien dio la vida tuvo en cambio una cruz.

Pero Piero no entiende la invitación, no escucha en el viento las voces de los muertos, y en un día de primavera, dejando el invierno atrás, alcanzado el infierno, es decir, a la frontera enemiga.

Mas tu no lo oíste y el tiempo pasaba,
con las estaciones a paso de java
llegaste a pasar la frontera
en un buen día de primavera.

Cruzada la frontera, Piero, lleno de angustia (alma sobre los hombros), ve a un enemigo en el fondo del valle, humano y angustiado como él, pero sigue siendo un enemigo:

Y mientras le prestas esta atención,
aquel se vuelve, te ve, tiene miedo
y abrazada la artillería,
no te devuelve la cortesía.

En este punto, el narrador exhorta sin demora a Piero, siempre a través de una anáfora, a matar con frialdad al enemigo, antes de que ocurra lo contrario:

Dispárale Piero, dispárale ahora,
y tras un tiro dispárale otro
hasta que tú no lo veas exánime
caer en tierra, cubriendo su sangre.

Pero, una vez más, Piero ignora las palabras del narrador y, presa de una "crisis de humanidad", responde que no quiere presenciar con sus propios ojos la muerte de un hombre:

"Y si le disparo en la frente o el pecho
solo el tiempo tendrá de morir,
pero el tiempo a mi quedará
de ver lo ojos de un hombre que muere".

Aquí ahora el resultado predecible y esperado; el enemigo, asustado a ojos de Piero, no se conmueve con sus propios sentimientos y dispara a Piero:

Y mientras le prestas esta atención,
aquel se vuelve, te ve, tiene miedo
y abrazada la artillería,
no te devuelve la cortesía.

Piero herido, cae y se da cuenta de la inminencia de su muerte:

Caíste a tierra sin un lamento
y advertiste en un solo momento
que el tiempo no te hubiera bastado
para pedir perdón por cada pecado.

Caíste a tierra sin un lamento
y advertiste en un solo momento
que la vida acababa justo aquel día
y no tendrías viaje de vuelta.

Los últimos pensamientos del protagonista se vuelven hacia su compañera, Ninette, a la que pide perdón con una dulzura melancólica por su partida en la primavera para aventurarse a la guerra en invierno :

"Niñita mía morir en mayo
exige tanto, excesivo, valor.
Niñita guapa derecho al infierno
preferiría irme en invierno".

El narrador reanuda su palabra y describe dramáticamente los últimos suspiros y los últimos sufrimientos del joven Piero:

Y mientras el trigo ya te sentía
entre las manos apretaste el fusil
entre los labios apretaste palabras
demasiado heladas para fundirse al sol.

Llegamos finalmente al final del flashback, retornando al principio de la canción:

Duermes sepulto en un campo de trigo
no es la rosa ni el tulipán
quienes te velan en la sombra de las zanjas
sino mil amapolas rojas.

“La guerra di Piero” nunca se puede considerar como una canción de contenido político, porque la empatía de Faber por las "víctimas de la sociedad", en este caso los soldados enviados a la muerte, es una emoción que supera cualquier contexto ya sea histórico o, político.

El tema de la guerra por lo tanto no debe engañar. “La guerra de Piero”, como las demás, es una canción de perfecta sintonía con el cantante, siempre cercano al ser más débil. Es posible reconocer, en el mejor de los casos, un contexto idealista, si la paz y la hermandad se pueden llamar ideales.

También en “La guerra di Piero” podemos además encontrar referencias cultas a los grandes autores de la literatura europea; así el verso "Por las riberas de mi torrente / quiero que bajen los lucios plateados
no más cadáveres de soldados / llevados en brazos de la corriente" hace referencia al poema “Donde vuela el buitre” de Italo Calvino "en la límpida corriente / ahora ya hay carpas y truchas / y no cuerpos de soldados / que la van a ensangrentar"; el joven soldado que duerme en la corriente, en cambio, es una figura tomada de “Le dormeur du val (El durmiente en el valle)”, un soneto de Arthur Rimbaud.

Alcance social, música, cultura y poesía en un texto: esta es “La guerra di Piero”.

¡Te extrañamos, Faber!

http://lafiondadurto.altervista.org/blog/2010/07/07/antologia-tutto-fabrizio-de-andre-la-guerra-di-piero/

 
Versiones de la canción:
     - Tutto Fabrizio de Andrè (1966)
     - Volumen 3 (1968)  (Estudio Oficial)
     - In concerto con PFM (1979)
     - I concerti 1992/1993 - "In teatro" (2013)