'Â çimma
La çimma
(Letra en ligur, dialecto genovés)    
Ti t'adesciâe 'nsce l'éndegu du matin
ch'á luxe a l'à 'n pé 'n tèra e l'átru in mà
ti t'ammiâe a uo spégiu de 'n tianin
ou çé ou s'amnià a ou spegiu dâ ruzà
ti mettiâe ou brûgu réddenu 'nte 'n cantún
ti mettiâe ou brûgu réddenu 'nte 'n cuxín-a á stría
a xeûa de cuntâ 'e págge che ghe sún
'a çimma a l'è za pinn-a a l'è za cûxia.
Te despertarás con el añil de la mañana,
cuando la luz tiene un pie en tierra y el otro en el mar.
Te mirarás en el espejo de una cazuela,
el cielo se mira en el espejo del rocío.
Pondrás la escoba usada y endurecida en una esquina,
que si por la chimenea se desliza en la cocina una bruja,
a fuerza de contar los pelos de la escoba,
la cima estará ya llena, estará ya cosida.
     
Çé serén tèra scûa
carne ténia nu fâte néigra
nu turnâ dûa
Cielo sereno, tierra oscura,
carne tierna no te pongas negra,
no te vuelvas dura.
     
Bell'oueggé strapunta de tûttu bun
prima de battezálu 'ntou prebuggíun
cun dui aguggiuîn drítu 'n púnta de pé
da súrvia 'n zû fítu ti 'a punziggè
àia de lûn-a végia de ciaêu de négia
ch'ou cégu ou pèrde 'a tèsta l'âse ou senté
oudú de mâ miscióu de pèrsa légia
cos'âtru fâ cos'âtru dàghe a ou çé.
Bella almohada, colchón de todas las bondades divinas,
antes de bautizarla en las hierbas aromáticas,
con dos gruesas agujas derechas, de punta,
de arriba abajo, rápido, la pincharás.
Aire de luna vieja, de claridad de niebla,
que el clérigo pierde la cabeza y el burro el sendero.
Olor de mar mezclado con mayorana ligera:
¿qué otra cosa hacer?, ¿qué otra cosa dar al cielo?.
     
Çé serén tèra scûa
carne ténia nu fâte néigra
nu turnâ dûa
e 'nt'ou núme de Maria
tûtti diài da sta pûgnatta
anène via.
  Cielo sereno, tierra oscura,
carne tierna no te pongas negra,
no te vuelvas dura
y en el nombre de María
todos los diablos de esta olla
"iros".
     
Pio vegnan a pigiàtela i câmé
te lascian tûttu ou fûmmu d'ou toêu mesté
tucca a ou fantín à príma coutelà
mangè mangè nu séi chi ve mangià
  Después, vienen a cogértela los camareros,
te dejan todo el humo de tu profesión.
Toca al soltero el primer corte.
"Comed, comed, no sabéis quien os comerá".
     
Çé serén tèra scûa
carne ténia nu fâte néigra
nu turnâ dûa
e 'nt'ou núme de Maria
tûtti diài da sta pûgnatta
anène via
  Cielo sereno, tierra oscura,
carne tierna no te pongas negra,
no te vuelvas dura
y en el nombre de María,
todos los diablos de esta olla
"iros".
     

En esta canción, cantada en genovés, un cocinero profesional, desde la cocina de algún restaurante de la región de liguria, nos cuenta de una forma poética, entre conjuros y personajes mágicos - como la bruja -, el proceso de elaboración de un plato típico de la cocina genovesa como es "La Cima". Una vez cocinada, los camareros  la cogerán y la servirán a los clientes del restaurante, no sin cierto malestar del cocinero, que ve como le arrebatan algo preparado con tanto mimo y cuidado.

La Cima consiste en un bolsillo de tripa de  ternera que se rellena con distintas carnes picadas y troceadas de este animal, ajo, guisantes, piñones, mayorana, perejil, setas, huevo y  queso. Una vez lleno el bolsillo de la tripa de ternera "bella almohada, colchón de todas las bondades"  , se cose su apertura y se cuece en un caldo de verduras. Posteriormente, se saca y se deja enfriar. Se sirve a rodajas.