Monti di Mola
Montes de Mola
(Letra en sardo, Cerdeña)    
In li Monti di Mola
la manzana
un'aina musteddina era pascendi
in li Monti di Mola
la manzana
un cioano vantaricciu e moru
era sfraschendi
e l'occhi s'intuppesini cilchendi ea ea ea ea
e l'ea sguttesi da li muccichili cù li bae ae ae
e l'occhi la burricca aia di lu mare
e a iddu da le tive escia lu Maestrale.
En los montes de Mola,
muy de mañana,
una burra de pelo claro pastaba.
En los Montes de Mola,
muy de mañana,
un joven moreno y robusto
cortaba ramas.
Y sus ojos se encontraron mientras buscaban agua,
y el agua goteó de los hocicos junto a las babas,
y la burra tenía los ojos del color del mar,
a él, de las fosas nasales, le salía El Maestral.
     
e idda si tunchiâ abbeddulata ea ea ea ea
iddu le rispundia linghitontu ae ae ae ae
  Y ella rebuznaba encantada: " Ea ea ea ea".
Él le respondía pronunciando mal: " Ea ea ea ea".
     
"Oh bedda mea
l'aina luna
la bedda mea
capitale di lana
Oh bedda mea
bianca fortuna".
"Oh beddu meu
l'occhi mi bruxi
lu beddu meu
carrasciale di baxi
lu beddu meu
lu core mi cuxi".
"Oh bella mía,
la burra luna,
la bella mía,
cojín de lana.
Oh bella mía,
blanca fortuna".
"Oh bello mío,
me enciendes los ojos,
mi bello
carnaval de besos.
Oh bello mío,
me coses el corazón".
     
Amuri mannu
di prima 'olta
l'aba si suggi tuttu lu meli di chista multa
amori steddu
di tutte l'ore di petralana lu battaddolu
di chistu core
Amor grande,
por primera vez,
la abeja chupa toda la miel de este mirto.
Amor niño
de todas las horas, de almizcle el badajo
de este corazón.
     
Ma nudda si po' fâ nudda in Gaddura
che no lu énini a sapí int'un'ora.
E 'nfattu una 'ecchia infrasconata fea ea ea ea
piagnendi e figgiulendi si dicia cù li bae ae ae
  Pero nada se puede hacer, nada, en Gallura,
que no lo vengan a saber en una hora.
Y sobre el puente, una fea vieja escondida entre las frascas
llorando y mirando decía para si con las babas en la boca:
     
"Beata idda
uai che bedd'omu
beata idda
cioanu e moru
beata idda
sola mi moru
beata idda
ià me l'ammentu
beata idda
più d'una 'olta
beata idda
'ezzaia tolta."
  "Dichosa ella,
madre mía, qué hermoso varón,
dichosa ella,
joven y moreno,
dichosa ella.
Yo muero sola,
dichosa ella,
lo recuerdo bien,
dichosa ella,
más de una vez,
dichosa ella,
vejez inválida."
     
Amuri mannu
di prima 'olta
l'aba si suggi tuttu lu meli di chista multa
amori steddu
di tutte l'ore di petralana lu battaddolu
di chistu core
  Amor grande,
por primera vez
la abeja chupa toda la miel de este mirto.
Amor niño
de todas las horas, de almizcle el badajo
de este corazón.
     
E lu paese intreu s'agghindesi pa' lu coiu
lu parracu mattessi intresi in lu soiu
ma a cuiuassi no riscisini, l'aina e l'omu,
chè da li documenti escisini fratili in primu.
  El pueblo entero se engalanó para la boda.
El mismo párroco entró en su traje,
pero no consiguieron casarse, la burra y el hombre,
porque según los documentos resultaban primos hermanos.
     
e idda si tunchiâ abbeddulata ea ea ea ea
iddu le rispundia linghitontu ae ae ae ae
  Y ella rebuznaba encantada: " Ea ea ea ea".
Él le respondía pronunciando mal: " Ea ea ea ea ".
     
En esta canción, cantada en Sardo, dialecto de la tierra de adopción de Fabrizio, la otra  orilla de la región lígure, se nos narra el amor entre un joven moreno y una burra de pelo claro. Ambos deciden casarse  pero se lo impiden con el pretexto "burocrático" de que, según los documentos, son primos hermanos.