Oceano   Océano
     

Quanti cavalli hai tu ceduto alla porta
tu che sfiori il cielo col tuo dito più corto
la notte non ha bisogno
la notte fa benissimo a meno del tuo concerto
ti offenderesti se qualcuno ti chiamasse un tentativo.

Ed arrivò un bambino con le mani in tasca
ed un oceano verde dietro le spalle
disse "Vorrei sapere, quanto è grande il verde
come è bello il mare, quanto dura una stanza
è troppo tempo che guardo il sole,
mi ha fatto male".

Prova a lasciare le campane al loro cerchio di rondini
E non ficcare il naso negli affari miei
E non venirmi a dire Preferisco un poeta,
Preferisco un poeta ad un poeta sconfitto.

Ma se ci tieni tanto
puoi baciarmi ogni volta che vuoi.

 

¿Cuántos caballos tienes, tú sentado allí en la puerta
tú que tocas el cielo con tu dedo más corto?
La noche no necesita nada
La noche está mucho mejor sin tu concierto
te ofenderías si alguien te llamara "un intento".

Y un joven llegó con sus manos en sus bolsillos
Y un océano verde detrás de sus hombros
Dijo: “Me gustaría saber, cuán grande es el verde
qué hermoso es el mar, cuánto tiempo dura una estrofa
demasiado tiempo el que llevo mirando al sol,
me hace daño".

Trata de dejar las campanas al círculo de golondrinas
Y no metas tu nariz en mis asuntos
Y no vengas para decirme: “Prefiero a un poeta,
Prefiero a un poeta a un poeta derrotado”.

Pero si te es tan importante
puedes besarme siempre que quieras.

     

Al joven hijo de De Andrè, Cristiano, le gustaba una canción del canteante De Gregori, "Alice", que comienza con Alice observando a unos gatos mientras estos miran al sol. En el momento de escuchar la canción Cristiano se preguntó por qué Alice estaba mirando a los gatos y no a otra cosa, como podría ser una farola, un arbusto o un árbol.
Un año más tarde Cristiano tuvo la oportunidad de hacerle la pregunta a De Gregori mientras este se encontraba en Cerdeña trabajando con su padre Fabrizio.  De Gregori no tuvo respuesta, pero en unos días él y De Andrè habían escrito "Oceano" como respuesta, dedicada a Cristiano.

     

Canción "hermética", de díficil compresión.

"¿Cuántos caballos tienes, tú sentado allí en la puerta?"
El poeta / cantante está en la puerta, probablemente absorto, y es recriminado por un hombre a quien su profesión de poeta no le gusta. El hombre se dirige críticamente al poeta que está "sentado en la puerta" en la ociosidad más absoluta. Le pregunta "¿cuántos caballos tienes?", es decir, cuáles son tus riquezas, de qué vives ... Este hombre es materialista, completamente diferente al poeta, persona soñadora.

"Tú que tocas el cielo con tu dedo más corto"
Por lo general decimos, "tocar el cielo con un dedo" ... está claro que tocar el cielo con el dedo meñique representa la felicidad ... El hombre parece casi preguntar al poeta, "¿pero qué tienes para  ser tan feliz, vago?"

La noche no lo necesita
la noche está mejor sin tu concierto
te ofenderías si alguien te llama "un intento"

El concierto de la noche por excelencia es el de los grillos y cigarras ... el poeta es recriminado de nuevo como un don nadie, un vago (fábula de la  cigarra y la hormiga). Un verdadero 'intento', una obra fallida, un aborto (en pocas palabras, no tienes caballos, no produces, ¿cómo se puede servir a la sociedad así?).

Y un joven llegó con sus manos en sus bolsillos
Y un océano verde detrás de sus hombros
Dijo: “Me gustaría saber, ¿cuán grande es el verde?
¿qué hermoso es el mar?, ¿cuánto tiempo dura una estrofa?
Es demasiado tiempo que observo el sol, me hace mal.
Y aquí viene un joven, caminando con las manos en los bolsillos, y al igual que todos los niños, llenos de imaginación ... incluso tiene un 'océano verde detrás' ... El joven llega e interrumpe sin querer la conversación, para luego desaparecer de nuevo. El niño, con sus preguntas, por su necesidad de conocer y descubrir, es el alma más próxima a la del poeta. Porque al final los poetas son como niños, curiosos.

Trata de dejar las campanas al círculo de las golondrinas
Y no metas tu nariz en mis asuntos.
Ahora es el poeta quien responde a quienes lo critican. Dice que "Trata de dejar las campanas al círculo de golondrinas", es decir, no emitir juicios ... Las campanas, sobre todo en el pasado, eran las que marcaban la vida en el campo, las horas, la misa  ....  Viene a decir que cada uno tiene su sitio, su función, independientemente de lo que cada uno piense o enjuicie.

Y no vengas para decirme: “Prefiero a un poeta,
prefiero a un poeta a un poeta derrotado”
Pero si te es tan importante

puedes besarme siempre que quieras.
El poeta siempre dice a los que le critican que le dejen estar solo, y que no distingan entre grandes poetas y no poetas (poetas son poetas siempre) ... por no hablar de la banalidad de la crítica ... E irónicamente llega a la conclusión, que si este 'moralizante'  quiere todavía perder su tiempo, "puedes besarme siempre que quieras",  es decir, si usted realmente necesita de mí, del poeta, para dar sentido a su vida abráceme, elógieme, pero no pierda el tiempo en la crítica, porque no me afecta.

Los poetas son una categoría especial ...

http://amicofaber.blogspot.com.es/2010/01/oceano.html