Disamistade
Enemistad
     

Che ci fanno queste anime
davanti alla chiesa
questa gente divisa
questa storia sospesa

A misura di braccio
a distanza di offesa
che alla pace si pensa
che la pace si sfiora

Due famiglie disarmante di sangue
si schierano a resa
e per tutti il dolore degli altri
è dolore a metà

Si accontenta di cause leggere
la guerra del cuore
il lamento di un cane abbattuto
da un'ombra di passo

Si soddisfa di brevi agonie
sulla strada di casa
uno scoppio di sangue
un'assenza apparecchiata per cena

E a ogni sparo di caccia all'intorno
si domanda fortuna

Che ci fanno queste figlie
a ricamare a cucire
queste macchie di lutto
rinunciate all'amore

Fra di loro si nasconde
una speranza smarrita
che il nemico la vuole
che la vuol restituita

E una fretta di mani sorprese
a toccare le mani
che dev'esserci un mondo di vivere
senza dolore

Una corsa degli occhi negli occhi
a scoprire che invece
è soltanto un riposo del vento
un odiare a metà

E alla parte che manca
si dedica l'autorità

Che la disamistade
si oppone alla nostra sventura
questa corsa del tempo
a sparigliare destini e fortuna

Che ci fanno queste anime
davanti alla chiesa
questa gente divisa
questa storia sospesa

Qué están haciendo estas almas
delante de la iglesia
esta gente dividida
este asunto pendiente.

A medida de brazo
a distancia de ofensa
que en la paz pensamos
que la paz rozamos.

Dos familias desarmadas de sangre
se rinden en fila
y para todos el dolor de los demás
es dolor por la mitad.

Se contenta de causas ligeras
la guerra del corazón
el lamento de un perro abatido
por la sombra de un paso.

Satisfecha por breves agonías
regresando a casa
un estallido de sangre
una ausencia puesta para la mesa.

Y a cada disparo de caza alrededor
se pregunta fortuna.

Qué están haciendo estas hijas
que bordan y cosen
estas manchas de luto
renunciadas al amor.

Entre ellas se oculta
una esperanza extraviada
y el enemigo la quiere
la quiere recobrar.

Y una prisa de manos sorprendidas
tocando otras manos
que tiene que haber una vida
una vida sin dolor.

Un rayo de miradas fugaces
descubriendo que en cambio
no es más que una pausa del viento
un odiar por la mitad.

Y de la mitad que falta
se ocupa la autoridad.

Que la desamistad
se opone a esta desventura
esta carrera del tiempo
desparejando destinos y fortuna.

Qué están haciendo estas almas
delante de la iglesia
Esta gente dividida
esta historia pendiente.

     
    (Traducción Giacomo Falconi)
     

Durante la gira "Anime Salve", en la que Fabrizio de André comentó muchas canciones de su último álbum, "Disamistade" se presentó de la siguiente manera: "Esta es la única canción del álbum que es una antítesis con respecto a las otras ocho. De hecho se titula "Disamistade", que en sardo significa desarmonía y, por extensión, enemistad, pelea, vendetta. El término realmente me gustaba y también a Ivano: "Disamistade" es un término que suena bien, pero que no tiene nada que ver con las enemistades de ese lugar, de aquella isla. Pienso que la última vendetta en Liguria terminó en el 1952. En 1952. No mencionaré los nombres de las dos familias que acabaron en sangre, pero se debe saber que hasta hace cuarenta años, en Liguria, todavía había vendettas. Me parece haberlo oido también en Romagna, si no recientemente hace al menos treinta, cuarenta años atrás. Creo que lo había auspiciado el propio Guareschi, si no me equivoco".

Y durante otro concierto: "... está en contraste con los demás porque las otras canciones hablan de la soledad y los beneficios de la misma, pero esta habla del hombre cazado, el hombre que se ve obligado a vivir en espacios reducidos El tiempo corre, los destinos se dispersan, la gente se mira y termina por envidiares. De la envidia nace la enemistad, la dispusta. Por supuesto, al extender el concepto podemos incluso examinar los problemas de las guerras civiles o incluso de las guerras locales. Podríamos estar hablando durante horas ... ". Del público, una voz por encima de los demás: "¡Hablemos entonces, hablemos!". Fabrizio: "¿Queremos hablar de eso?". De la audiencia más voces: "¡Sííí!". "A la 'disamistade', a la enemistad, a la disputa, le gustaría llegar a una paradoja, que es la de un origen del tiempo donde todos los hombres son iguales, en la cual no hay golpes de suerte para uno y mala suerte para otros. Eso es obviamente una paradoja".

La canción es y aspira a ser universal en el rastreo de las "causas" que generan tanto sufrimiento: en los litigios vecinales como, sugiere De André, a veces, en las "guerras locales". En el archivo de la Fondazione De André hay un recorte de periódico con varias partes subrayadas y un escrito a mano de Fabrizio: "Disamistade", el título de esta canción. El periódico es "La República" y el artículo, fechado el 15 de septiembre de 1974, se titula "Los 'Vengadores' de Israel. Terror contra la paz". Se habla de una organización secreta israelí llamada precisamente los "Vengadores", que es interceptada por el espionaje interno antes de que pueda atacar a un pueblo palestino cerca de Hebrón, con el objetivo, con toda claridad, de sabotear el proceso de paz. En el artículo se observa que este movimiento extremista no es el único y detrás hay casi siempre un rabino ultraconservador. En el caso específico, citamos el libelo de un rabino que dice (subrayado por Fabrizio): "La sangre de los hijos de Israel es amada por Dios, así que es más roja", lo que significa que la vida de un judío vale más que ese de un gentil. "Si no hay venganza, la vida se hunde en la tristeza y la desconfianza".

Esto probablemente Fabrizio tenía en mente cuando hablaba de "guerras locales" y de cómo éstas son, a veces, verdaderas guerras con venganza constante y represalias sin fin.

La letra de la canción, muy poética y llena de imágenes, subraya magistralmente los aspectos profundos y emocionales del conflicto de "disamistade". Ya desde los primeros versos - "Esta gente dividida / esta historia pendiente" - representa a los dos grupos que aún luchan y que se enfrentan de cerca, "a medida de brazo / a distancia de ofensa". Son dos familias de sangre desarmadas, porque ya han sufrido tanto. Inmersos en su ira, no pueden imaginarse que "el otro" sufre como ellos: el de los otros es un "dolor a la mitad".

El odio a menudo comienza con causas "ligeras" (futiles, diríamos), como un perro abatido sin saber por quién ("la sombra de un paso"), lo que desencadena la represalia de un asesinato en el camino a casa: y aquí "una ausencia puesta para la mesa". La vida se agota para todos, cada ruido despierta la aprensión. El miedo al futuro se insinúa a sí mismo, el temor de que "el enemigo" demande a otra víctima inocente. Y si hay un intento tímido, entre las personas de los grupos enfrentados, de encontrar un modo de sufrir sin dolor, está destinado a ser interrumpido, a ser como "una pausa del viento / un odiar por la mitad".

En esta situación, la autoridad, si interviene, empeora la situación. Sólo es un gesto, el último, y completa el odio "que falta ". Todo el mundo quiere retroceder en el tiempo, a cuando no había diferencias, envidias, rivalidades, antes, mucho antes de que el tiempo desemparejase destinos y fortuna. Pero esta es la "disamistade", personas divididas y la historia sin concluir.

La realización técnica de la canción resultó tan buena que Milesi la consideró la más exitosa. También De André, que apreciaba a "Desamistade"mucho, estuvo de acuerdo.

"Il libro del mondo. Le storie dietro le canzoni di Fabrizio De André" (Walter Pistarini)

 
Versiones de la canción:
     - Anime Salve (1996)  (Estudio)
     - In Concerto (2001)