Mégu megún
Médico charlatán
(Letra en ligur, dialecto genovés)    

E mi e mi e mi
e anâ anâ
e a l'aia sciurtî
e suâ suâ
e ou coêu ou coêu ou coêu
da rebellâ
fin a piggá piggá
ou trén ou trén.

E ‘nta galleria
génte ‘a l'íntra au scûu
sciórte amarutía
loêugu de 'n spesiá
e 'ntu stréitu t'aguéitan
te dumándan chi t'è
a sustánsa e ou mesté
che pe' liatri ou viaggiá ou nu l'é
poi te túcca 'n purté lepegúsu
e 'na stánsia lûvega
e 'nte l'âtra stánsia
ê bagásce a dâ ou menû
e ti cu 'na quâe che nu ti voêu
a tiâ 'a Bibbia 'nta miágia
serrâ a ciàve ánche ou barcún
e aresentíte súrvia ou coêu.

Uh mégu mégu mégu mè megún
Uh chin-a chin-a zû da ou caragún.

'Na caréga dûa
nésciu de 'n turtà
'na fainà ch'a sûa
e a ghe manca 'a sâ
tûtti sûssa résca
da ou xattá in zû
se ti gíi 'a tèsta
ti te véddi ou cû
e a stâ foêa gu'è ou repentin
ch'a te túcche 'na pasciún
pe 'na fàccia da Madònna
ch'a a te spósta ou ghirindún
ûn amú mai in esclusiva
sémpre cun quarcósa da pagâ
na scignurín-a che súttu â cúa
a gh'a ou gárbu da scignúa.

Uh mégu mégu mégu mè megún
Uh chin-a chin-a zû da ou caregún
Uh che belin de 'n nólu che ti me faiésci fâ
Uh ch'a sún de piggiâ de l'aia se va a l'uspià.

E mi e mi e mi
nu anâ nu anâ
stâ chi stâ chi stâ chi
durmî durmî
e mi e mi e mi
nu anâ nu anâ
stâ chi stâ chi stâ chi
asûnáme.

Y yo y yo y yo,
ir ir,
y salir al aire,
sudar, sudar,
y el corazón, el corazón, el corazón
para arrastrar,
hasta coger, coger
el tren, el tren.

Y en el túnel,
la gente entra en la oscuridad,
sale enferma,
mierda de farmacéutico
y en el estrecho te miran,
te preguntan quién eres,
el patrimonio y la profesión
que para ellos el viajar no lo es,
después te toca un portero viscoso
y una habitación húmeda
y en la otra habitación
las putas dan el menú
y tú con unas ganas que no quieres,
a tirar la Biblia en la pared,
cerrar con llave también la ventana
y a enroscarte sobre el corazón.

Uh médico, médico, médico mío, charlatán,
uh baja, baja del sillón.

Una silla dura,
tonto pastelero,
una masa que suda
le falta la sal,
todos chupadores de raspas,
desde el comilón hasta el último
si te descuidas
te ves con el culo al aire.
Y a estar fuera se corre el riesgo
que te toque una pasión
por una carita de Virgen
que te descoloca la cómoda,
un amor nunca en exclusiva,
siempre con algo que pagar,
una señorita que bajo la cola
tiene el agujero de señora.

Uh médico, médico, médico mío, charlatán,
uh baja, baja del sillón.
Uh que carajo de contrato me harías hacer,
uh que a fuerza de tomar el aire se va al hospital.

Y yo y yo y yo
no ir, no ir,
estar aquí, estar aquí, estar aquí,
dormir, dormir.
Y yo y yo y yo
no ir, no ir,
estar aquí, estar aquí, estar aquí,
soñar.

     

(Traducción José Antonio)
     
Canción publicada en el disco "Le Nuvole (1990)"
 

Es una larga protesta, en genovés, de un enfermo imaginario hacia su médico. En ella el enfermo desea no levantarse de la cama, no salir al mundo porque ve a éste como algo peligroso, con gente siempre dispuesta a robarte en cuanto te descuides, a engañarte, a hacerte preguntas indiscretas sobre tu patrimonio, tu profesión, o donde enamorarse puede tener consecuencias muy desagradables. Por todo ello, nuestro paciente decide que es más sano quedarse en la cama , quizás soñando con un mundo mejor.

"Mégu megún" es la primera canción del lado B del álbum, dedicado (la cara B) a los "hijos del pueblo", después de las nubes de los poderosos. El primer personaje que conocemos es un "pésimo" enfermo que se queja a su médico (megu, en genovés).

Pier Machelatti contó de la vez que él y Naco le pidieron a Fabizio de André que les explicase el significado de esta canción: "Os lo explico. La canción trata sobre un tipo que vive encerrado desde hace años en casa, sin contacto con el mundo exterior, sin contacto físico o humano, y se encuentra mal. Está tan mal hasta el punto de que decide ir a un psicólogo ( 'Mégu megún' en italiano 'Médico charlatán', de hecho). El doctor lo evalúa y después de menos de diez minutos le dice que su caso es muy simple: se encuentra mal porque no tiene contacto con el mundo, por lo que le recomienda salir, conocer gente, conocer lugares, en definitiva, vivir y, sobre todo, airear sus pulmones y cerebro. Le dice que haciéndolo se encontrará mejor. El hombre sigue el consejo del psicólogo pero después de un tiempo frecuentando el mundo exterior se da cuenta de que está peor que antes. Entonces decide retornar a su vida aislada. Al menos encerrado entre las paredes de la casa puede hacer dos cosas: Dormir y Soñar ...

Al final de la explicación Naco y yo divagamos pensando: "¡Pero es él! Creo que el texto es autobiográfico, aunque nunca lo confiese".

Esta interpretación está completamente confirmada por Cesare Romana. "El texto de 'Mégu megún' en cambio - comenta Fabrizio - es de algún modo autobiográfico en cuanto a autorretrato, o autodefensa, de un Oblomov de provincia, después de todo, también me gusta mucho estar en la cama pensando, leyendo o, en el mejor de los casos, escribiendo, atrincherado en mi habitación, a salvo del mundo.Y por lo demás, como solían decir los latinos, la pereza es el privilegio de los sabios".

Es la primera canción que De André escribió con Ivano Fossati, junto con "'Â çimma". Había conocido a Ivano alrededor de los años 70, y en el 84, Fabrizio le hizo escuchar la cinta de "Crêuza de mä" una semana antes de que se publicase. A partir de ese momento, el afán de hacer algo juntos había comenzado, pero tenían dos vidas muy diferentes, compromisos, giras, etc. En 1990, mientras Fabrizio trabajaba en "Le Nuvole", se volvieron a encontrar. Tenía un la música ya preparada por Mauro Pagani y durante 15 días se quedó en la casa de Fossati. Ivano recuerda: "Creo que Fabrizio en ese caso, en esas dos canciones, sabía en qué dirección quería ir. Creo que se dirigíó a mi como experto en el idioma genovés, porque ya en "Crêuza de mä" estuvo buscando a alguien que conociese la lengua genovesa a fondo. En esta ocasión recayó sobre mí".

La canción habla de la vida desde el punto de vista de este "paciente de inercia" al que el médico le dice que que se mueva y salga. Todo es un lamento primero hacia la "vida exterior ", donde sudas, conoces a personas que te preguntan/dicen quién eres, te enfermas, tal vez cercano a una habitación donde las prostitutas ofrecen el menú de sus prestaciones, los olores del vecindario, el pescado, la harina ... pero sobre todo el riesgo de enamorarse de una mujer que venga a casa "a mover los muebles"... En resumen, el paciente se enfada con el médico por el tratamiento prescrito que no es para él y vuelve a encerrarse en la casa, donde al menos uno puede soñar.

"Il libro del mondo. Le storie dietro le canzoni di Fabrizio De André" (Walter Pistarini)