Ho visto Nina volare
He visto a Nina volar
     

Mastica e sputa
da una parte il miele
mastica e sputa
dall'altra la cera
mastica e sputa
prima che venga neve

Luce luce lontana
più bassa delle stelle
sarà la stessa mano
che ti accende e ti spegne

Ho visto Nina volare
tra le corde dell'altalena
un giorno la prenderò
come fa il vento alla schiena

E se lo sa mio padre
dovrò cambiar paese
se mio padre lo sa
m'imbarcherò sul mare

Mastica e sputa
da una parte il miele
mastica e sputa
dall'altra la cera
mastica e sputa
prima che faccia neve

Stanotte e venuta l'ombra
l'ombra che mi fa il verso
le ho mostrato il coltello
e la mia maschera di gelso

E se lo sa mio padre
mi metterò in cammino
se mio padre lo sa
m'imbarcherò lontano

Mastica e sputa
da una parte la cera
mastica e sputa
dall'altra parte il miele
mastica e sputa
prima che metta neve

Ho visto Nina volare
tra le corde dell'altalena
un giorno la prenderò
come fa il vento alla schiena

Luce luce lontana
che si accende e si spegne
quale sarà la mano
che illumina le stelle

Mastica e sputa
prima che venga neve

 

Mastica y escupe
por un lado la miel
mastica y escupe
por el otro la cera
mastica y escupe
antes que llegue la nieve.

Luz luz lejana
más baja que las estrellas
cuál será la mano
que te enciende y te apaga.

He visto a Nina volar
entre las cuerdas del columpio
un día la tomaré
como hace el viento por la espalda.

Y si se entera mi padre
tendré que irme del país
si mi padre se entera
me embarcaré para el mar.

Mastica y escupe
por un lado la miel
mastica y escupe
por el otro la cera
mastica y escupe
antes que caiga la nieve.

Esta noche ha llegado la sombra
la sombra que me toma el pelo
le he mostrado mi cuchillo
y mi máscara de moral.

Y si se entera mi padre
empezaré mi camino
si mi padre se entera
me iré a un sitio lejano.

Mastica y escupe
por un lado la miel
mastica y escupe
por el otro la cera
mastica y escupe
antes que baje la nieve.

He visto a Nina volar
entre las cuerdas del columpio
un día la tomaré
como hace el viento por la espalda.

Luz luz lejana
que se enciende y se apaga
cuál será la mano
que alumbra las estrellas.

Mastica y escupe
antes que llegue la nieve.

     
    (Traducción Giacomo Falconi)
     
Canción publicada en el disco "Anime Salve (1996)"
     

La soledad del protagonista de "Ho visto Nina volare" se deriva de la incomprensión del padre hacia el hijo y por la imposibilidad de expresar su sentimiento por Nina. Visiones infantiles mezclan realidad y fantasía del amor secreto y sigiloso del niño que, si hoy es forzado a ver a Nina volar "entre las cuerdas del columpio", sabe que un día la tomará "como hace el viento a la espalda".

Una tradición de la ciudad de Matera de más de dos siglos, hoy lamentablemente ya desaparecida, en la que las mujeres más viejas se dedicaban al antiguo oficio de la apicultura. Parece que solían masticar rodajas de panales, a tal efecto preparadas, durante horas y horas, consiguiendo así la separación de la miel de la cera. Estas dos preciosas sustancias eran a continuación escupidas por la boca en sus correspondientes recipientes, listas para su uso.

---------------------------------------------------------

La soledad del protagonista de esta canción está dictada por el contraste con la autoridad, representado por el padre, que se interpone entre él y el deseo de hacerse adulto, entre él y su amor por Nina. Este deseo de emancipación es, como el de Prinçesa, el del pescador de anchoas, el de Khorakhané, simplemente un intento de parecerse a uno mismo, una búsqueda de ser como se "sienten dentro".

El deseo de crecer, podemos leer en la nota para presentar el disco ofrecido a la prensa, "se resuelve en un primer momento en la determinación del adolescente de escapar para recuperar el derecho a hacerse adulto; seguidamente se sublima en la soledad, lo que le pone en contacto con lo Absoluto al contemplar el misterio de la creación: 'cuál será la mano que alumbra las estrellas' ... También en este caso la situación de aislamiento, del distanciamiento del 'otro' produce un crecimiento, una maduración espiritual que transforma la aparente incomodidad del abandono en una libre y estática contemplación".

La canción comienza con una imagen arcaica y fascinante que en algunos aspectos contiene la síntesis, el profundo significado de la canción:

Mastica y escupe
por un lado la miel
mastica y escupe
por el otro la cera
mastica y escupe
antes que llegue la nieve.

La inspiración para esta imagen le llegó a Fabrizio e Ivano durante un viaje a Matera, donde, como dijeron en varias ocasiones, vieron a algunas ancianas que criaban abejas y que, para separar la cera de la miel, masticaban rebanadas de panales durante horas para luego escupir lo que tenían en la boca en diferentes contenedores.

Pero ese gesto antiguo también puede leerse como una metáfora de la vida: "Ponte a ello antes de envejecer, toma el mundo sin pedir permiso, devuélvelo según tu discernimiento". Argumenta Marco Caggini, de una manera completamente indiscutible: "Distinguir lo dulce de lo que no es. Eligir solo lo bueno, descartar lo malo, antes de que venga la nieve, antes de que envejezca". Pero decir bueno o malo, feo o bello es demasiado simplificador, simplista. Distinguir implica una elección y hacer una elección implica saber cómo elegir. Saber es conocer, el conocimiento está dado por la experiencia adquirida durante el viaje. Así que distinguir, saber distinguir, es también aferrar únicamente lo que es necesario, que es la parte más pequeña de lo que se tiene a disposición".

Después de la primera estrofa, la canción tiene de repente un alto momento de reflexión, en contacto con lo Absoluto ("Luz luz lejana" ... "cuál será la mano" ...) pero luego "desciende" al yo narrador, a Nina, en el columpio. El sentimiento de atracción despierta, sin embargo, como reacción inmediata el miedo a la autoridad paterna, como todas las cosas que los niños no saben cómo explicarte ("Tendré que irme del país", "me embarcaré para el mar", "empezaré mi camino").

El mundo de los niños también aparece un poco más adelante con los miedos típicos de la edad ("Esta noche ha llegado la sombra"). "El miedo a la oscuridad, una metáfora de lo que no se sabe, de lo que todavía se necesita descubrir con la experiencia. Pero contra el padre uno también se avergüenza de tener miedo, de demostrar que no está a la altura. Así que el niño intenta ahuyentar el miedo y esconderlo ("Le he mostrado mi cuchillo y mi máscara de morera").

Una curiosidad: ¿por qué la máscara de morera? Quizás no haya una explicación lógica, sino simplemente una métrica musical. En cualquier caso, hay un dicho sardo que dice 'Foza 'e murichesse, chie la fachet la pessat, foza 'e neulache, chie la pessat la fachet' (hoja de morera, quien lo piensa lo hace, hoja de adelfa, quien lo piensa lo hace). La morera se considera en la heráldica simbolo de sensatez ... quién sabe ...".

En la penúltima estrofa, regresa lo Absoluto, la luz distante que se enciende y se apaga ... Sigue Caggini quien subraya un pasaje que "casi me hace estremecer, como un madrigal". En el segundo verso de la estrofa, sobre la palabra "apaga" la voz hace un salto de octava descendente (Do2-Do1). Describirlo en palabras es inútil, pero en este momento la noche realmente cae".

Ho visto Nina volare es una canción que fascina desde el principio, quizás también gracias al hecho de que, al contrario de todas las demás canciones del álbum, largamente procesadas, se escribió "todo junto" en menos de una hora. Fue una feliz combinación de cosas. Recuerda Ivano Fossati: "Ho visto Nina volare es la excepción; la escribimos de corrido en cuarenta minutos exactos. No podíamos creer nuestros oídos, tan acostumbrados a semanas y meses de trabajo con la música, con la letra. Recuerdo esa tarde, Fabrizio estaba sentado a la mesa de la cocina y trabajaba en este texto, inspirado por una vieja canción popular recogida por Caetano Veloso. Esos días escuchabamos un disco suyo, Fina Estampa. Y estaba esta canción que le gustaba hasta enloquecer, que lo conmovía. Recuerdo que en este entusiasmo Fabrizio por arte de magia compuso el texto. Yo estaba al mismo tiempo en el otro lado de la casa, con la guitarra y con un tema que me daba vueltas ese día - y que estaba puliendo, arreglando. Era un tema sensible, incluso un poco melancólico. Fabrizio me hizo escuchar su texto, leyéndomelo, y tuve una revelación. 'Escucha, pero por qué no tratamos de combinarlo con este tema - llevamos tres días de trabajo, probemos'. Y funcionó de inmediato, pero no porque alguien hubiera escuchado al otro, sino por un encuentro bello y afortunado y en cuarenta minutos la canción estaba lista; digo realmente lista, en la versión que se la escucha".

"Il libro del mondo. Le storie dietro le canzoni di Fabrizio De André" (Walter Pistarini)

 
Versiones de la canción:
     - Anime Salve (1996)  (Estudio)
     - In Concerto (2001)