In concerto Vol.1 (1999) & Vol.2 (2001)
(En concierto Vol.1 (1999) & Vol.2 (2001))

Vol.1 (1999)
Crêuza de mä | Prinçesa | Khorakhanè (a forza di esser vento) | Dolcenera | L'infanzia di Maria | Il ritorno di Giuseppe | Il sogno di Maria | Tre Madri | Il testamento di Tito | La città vecchia Amico fragile | Il pescatore | Geordie | Via del campo | Volta la carta

Vol.2 (2001)
Jamin-A | Le acciughe fanno il pallone | La domenica delle salme | Disamistade | Fiume Sand Creek | Sidun | Anime salve | Don Raffaè | Ho visto Nina volare | A cûmba Bocca di rosa | Smisurata preghiera

Discurso sobre "Anime Salve"
Discurso introductorio "Buona Novella"

 
Entrevista Fabrizio de Andre / Alvaro Mutis sobre "Smisurata preghiera" (F.D.A.)
y la obra "Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero" (A.M.)
 
Entrevista Fabrizio de Andre sobre "Smisurata preghiera"
Smisurata preghiera
Desmedida plegaria
"Smisurata preghiera" è liberamente tratta dalla
"Saga di Maqroll" - Il gabbiere - di Alvaro Mutis
  Traducción libre de la saga de Alvaro Mutis
"Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero"
     

Alta sui naufragi
dai belvedere delle torri
china e distante
sugli elementi del disastro
dalle cose che accadono
al disopra delle parole
celebrative del nulla
lungo un facile vento
di sazietà, di impunità

Sullo scandalo metallico
di armi in uso e in disuso
a guidare la colonna
di dolore e di fumo
che lascia le infinite battaglie
al calar della sera
la maggioranza sta
la maggioranza sta

Recitando un rosario
di ambizioni meschine
di millenarie paure
di inesauribili astuzie
coltivando tranquilla
l'orribile varietà
delle proprie superbie
la maggioranza sta

Come una malattia
come una sfortuna
come un'anestesia
come un'abitudine

Per chi viaggia
in direzione ostinata e contraria
col suo marchio speciale
di speciale disperazione
e tra il vomito dei respinti
muove gli ultimi passi
per consegnare alla morte
una goccia di splendore
di umanità di verità

Per chi ad Aqaba curò la lebbra
con uno scettro posticcio
e seminò il suo passaggio
di gelosie devastatrici e di figli
con improbabili nomi
di cantanti di tango
in un vasto programma di eternità

Ricorda Signore
questi servi disobbedienti
alle leggi del branco
non dimenticare il loro volto
che dopo tanto sbandare
è appena giusto che la fortuna li aiuti

Come una svista
come un'anomalia
come una distrazione
come un dovere

 

Alto sobre los naufragios
desde el mirador de las torres
inclinada y lejana
sobre los elementos del desastre
de las cosas que suceden
por encima de las palabras
celebrantes de la nada
en un viento tan fácil
de saciedad, de impunidad

Bajo el escándalo metálico
de armas en uso o en desuso
conduciendo la columna
de dolor y de humo
que deja las batallas infinitas
al caer de la tarde
la mayoría está
la mayoría está

Recitando un rosario
de mezquinas ambiciones
de temores milenarios
de inagotables astucias
cultivando tranquila
la horrible variedad
de su propia soberbia
la mayoría está

Como una enfermedad
como un infortunio
como un anestésico
como una costumbre

Para quien viaja
en dirección obstinada y contraria
con su estigma especial
de especial desesperanza
y entre vómitos de rechazados
sus últimos pasos va dando
para entregarle a la muerte
una gota de esplendor
de humanidad de verdad

Por quien en Aqaba curó la lepra
con un cetro ficticio
y sembró su travesía
de celos devastadores y de hijos
con improbables nombres
de cantantes de tango
en un vasto programa de eternidad

Recuerde Señor
a estos siervos desobedientes
a las leyes de la manada
no olvides sus rostros
que al cabo de tanta opresión
es apenas justo que la fortuna los ayude

Como un descuido
como una anomalía
como una distracción
como un deber

     
    (Traducción Giacomo Falconi)
     
Canción publicada en el disco "Anime Salve (1996)"
     
"La última canción del álbum es una especie de resumen del álbum mismo: es una oración, una especie de invocación... una invocación a una entidad parental, como si fuera una madre, un padre mucho más grandes, más poderosos. Nosotros solemos identificar estas entidades parentales con imágenes tan poderosas como una deidad; las llamamos Dios, las llamamos Señor, la Virgen. En este caso la invocación es para que nos demos todos cuenta de los males que han sufrido las minorías en mano de las mayorías. Las mayorías tienen la mala costumbre de mirar atrás y de decirse... digamos 'somos 600 millones, mil millones y 200 millones...' y, aprovechando el hecho de ser tan numerosas, creen que pueden ser capaces , de tener el derecho, sobre todo, de humillar a las minorías.
La oración, la invocación, se llama 'desmedida' precisamente porque está fuera de medida (exagerada) y por ello probablemente no sea escuchada por nadie, pero nosotros al menos lo intentamos" (Fabrizio de André)
---------------------------------------------------------
De André dijo en una entrevista en la radio, durante la gira "Anime salve": "'Smisurata preghiera', el resumen de todo el álbum, es una llamada, una invocación a una entidad casi parental, a una gran madre, a un gran padre, para que reconozcan el sufrimiento de aquellos que, como se recita en algunos versos de la canción, 'entre vómitos de rechazados / sus últimos pasos va dando / para entregarle a la muerte / una gota de esplendor'. La suya es una soledad sin duda no rechazada, ni siquiera buscada; es la soledad de aquellos que están marginados por la mayoría de sus semejantes. La mia, en todo caso, es una soledad mucho menos dolorosa, porque ha sido buscada y, tal vez gracias a esto, he tenido suerte al final. También porque temo mucho a las grupos humanos, sobre todo, ¿cómo podría llamarlas? - pequeñas sociedades o grandes sociedades, me refiero a las organizaciones, aquí ... del hombre".

"La música de todo el CD sigue el nomadismo de las palabras (en italiano, calé, brasileño y genovés) y de los personajes a través del uso de instrumentos de diferente origen y de diversas geografías, dando a todo el trabajo las connotaciones de un lenguaje sincretista con sonidos étnico-clásicos".

La canción proviene de una fuente o, por decirlo así, de una colaboración literaria: "De una nota del texto sabemos que es 'libremente tomado de la 'Saga de Maqroll el Gaviero', de Álvaro Mutis'; en realidad proviene de una lectura más extensa y casi completa del autor colombiano. Los libros que han sido 'saqueados' para la composición de 'Smisurata preghiera' son en particular 'Summa de Maqroll el Gaviero', 'Amirbar', 'La nieve del almirante'. Este es un método diferente al habitual: la preparación de la letra se hace a cargo de la colección de fragmentos de otros y el estudio de estos fragmentos, cribados y asociados en diferentes pruebas de montaje, modificados de vez en cuando en la distribución y, por lo tanto, en mérito sustancial . De André no reescribe a Mutis, no traduce poemas y novelas en canciones, sino que escribe su propia canción con la colaboración de Mutis, así como con la colaboración de Ivano Fossati y Piero Milesi".

Es interesante leer lo que pensaban los dos artistas el uno del otro. Fabrizio tenía en una estimación muy alta a Mutis; en una entrevista contó cómo lo había descubierto: "Por una de esas coincidencias agradables con las que al azar le gusta ocasionalmente jugar. En 1991, mi amigo Vittorio Bo me regaló una novela, 'La nieve del almirante', que encontré simplemente extraordinaria. Entonces empecé a devorar todos los demás escritos de Mutis, y cuando llegué a la colección de poemas de 'Summa de Maqroll el Gaviero' tome valor y le pregunté si tenía alguna objeción en que me apropiase de algún fragmento de sus vastas joyas para ponerlo en una canción que tenía en mente. Así nació 'Smisurata preghiera', y debo confesar que nunca comenzar una canción había sido tan satisfactorio". Sobre el trabajo de Mutis:" Las ideas se expresan con precisión y con una gran cantidad de imágenes, el misterio se presenta con absoluta claridad y este es el tipo de poesía que prefiero, desde Homero a Giacomo Leopardi, a Lee Masters y Allen Ginsberg. No es que la vanguardia no me importe, pero siento menos placer en leerla, y sobre todo me parece que produce epígonos pobres, cuyas poesías hacen versos de profecías para tontos sin el vértigo de la locura original. Sin lugar a dudas, la investigación está en la raíz de cada lenguaje artístico, pero cada trabajo requiere una investigación radical, por lo que en la vanguardia a menudo se corre el riesgo de codificar una invención convirtiéndola en un sistema, de caer en un cliché. ¿Por ejemplo? Es un poco el caso de Arnold Schönberg. Primero una gran innovación, entonces, codificar la dodecafonia, un estilo sin continuación, aislado, estéril. A principios de los años 70, un destino similar fue alcanzado por algunos grandes del jazz, que terminaron enroscándose en un libre indiferenciado. Mutis no es nada de esto. A pesar de ser un investigador, nunca permanece atrapado en sus dispositivos, ya que siempre inventa algo nuevo y privilegia la comunicación directa e inmediata con el lector todo el tiempo".

Álvaro Mutis, por su parte, estima recíprocamente: "Sólo un hombre con una gran alma podría haber escrito algo como esto, una oración verdaderamente inmensa. La elegancia, la fuerza, la gracia de esos versos, vestidos con música como un sueño, solo podían venir de la mente y el corazón de un artista inmenso. Dudaba de que tal vez tendría que ser yo, de entre los dos, el que se tendria que sentir halagado por habernos conocido".

La música que acompaña a este texto como "alta" es una de la más fossatiana de todo el álbum, al igual que 'Anime Salve'. Durante una entrevista de radio y televisión, Ivano observó cómo la letra de esta canción era prácticamente de Fabrizio, mientras que la música era suya: "Desde un punto de vista estrictamente técnico podríamos decir que es la canción, entre las que hemos escrito juntos, donde más se siente la forma en la que escribo la música; y la idea formidable, lúcida y muy fuerte, incluso violenta, es de Fabrizio; la de querer estar cerca de las minorías de todo tipo, es decir, de aquellos hombres que tienen poca voz porque no se organizan en una 'manada'. Este es un concepto que apruebo, que comparto. Fabrizio escribió el texto, pero es como si la canción también fuese mia. Él se siente bien y yo me siento bien por la parte musical. Entre las canciones hechas con él, es la que más aprecio".

Giacomo Falconi nos ayuda a seguir la canción y pensar en lo que De André tomó del trabajo de Mutis, pero sobre todo en lo que le ha cambiado, doblando las ideas como una herrero el metal, hasta la forma deseada. El resultado es realmente extraordinario. Dijimos que la mayoría de los versos utilizados pertenecen a la "Summa de Maqroll el Gaviero". Por "Gaviero" nos referimos al navegante asignado a las velas de la "gabbia", que son las que se colocan sobre la vela principal. Por lo tanto, es una persona particularmente hábil que a menudo actúa como un vigía. En Mutis es él, Maqroll, quien mira el mundo desde arriba, mientras que en la canción de De André quien se coloca arriba mirando a los "sirvientes desobedientes" es la "mayoría". La primera parte de la canción está dedicada de hecho a la mayoría, una parte de la humanidad a la que a Fabrizio no le gustaba mucho, porque las mayorías "se cuentan". La línea de partida está tomada del poema de Mutis "Estela para Arthur Rimbaud", que figura en la colección "Los emisarios". Decía Lieder. El original recita "Y desde el mirador de la torre más alta", que en Fabrizio se convierte en: "Alto sobre los naufragios / desde el mirador de las torres". En el verso, el énfasis está en el adjetivo "alto", para definir - o más bien para construir - la posición dominante de la mayoría. El segundo verso está tomado de "Los elementos del desastre", que es el título tanto de una colección como de uno de los poemas. En De André se vuelve "inclinada y lejana / sobre los elementos del desastre". Siempre es la mayoría, lo que recuerda un poco al mundo burgués que parecía impasible al hundimiento del London Valor en el álbum Rimini.

De Trilogía (siempre en la colección "Los elementos del desastre") Fabrizio toma el verso "si estas y tantas otras cosas suceden por encima de las palabras" y lo convierte en "de las cosas que suceden / por encima de las palabras", palabras identificadas inmediatamente como "celebrantes de la nada", volviendo a aludir a la mayoría ("en un viento tan fácil / de saciedad, de impunidad").

De la colección de "Reseña de hospitales de ultramar" aparece el verso "Con un escándalo metálico de armas en desuso oxidado", que se convierte en "Bajo el escándalo metálico / de armas en uso o en desuso"; la pregunta en Mutis sigue: "¿Quién maneja la columna de humo y dolor que deja las batallas al caer la noche?", que en De André se convierte en una descripción o respuesta ("conduciendo la columna / de dolor y de humo / que deja las batallas infinitas / al caer de la tarde"). Y aquí finalmente el tema: "la mayoría está".

Reordenando, por lo tanto, podemos leer el primer párrafo de la siguiente manera: "La mayoría está en las torres de vigilancia en lo alto sobre naúfragos, incliandos pero distantes de los elementos de desastre, de las cosas que pasan por encima de las palabras de celebración de la nada".

Ahora que se ha revelado, el tema se describe con más detalle en el texto de De André: "la mayoría está / recitando un rosario / de pequeñas ambiciones / miedos milenarios". Cultivando su orgullo y recurriendo a sus artimañas está ahí (la mayoría), omnipresente como una enfermedad, una desgracia, una anestesia o un hábito. Porque la mayoría siempre tiene razón y es por eso una desgracia para los que no son parte de ella y un hábito para los que mandan. Usando parte de los versos de Mutis, Fabrizio construye un ataque despiadado contra los "maestros del humo", que desprecia al resto del mundo con orgullo y sin compasión, que cuentan y dicen "somos más".

En este punto, ahora la canción se convierte en verdadera oración. La estrofa anterior sólo sirve para explicar el contexto, la desgracia de los "siervos desobedientes", los que viajan "en dirección obstinada y contraria", los últimos, las minorías, las "anime salve" (los espíritus solitarios), los desesperados que están tomando sus medidas extremas "entre vómitos de rechazados" "para entregarle a la muerte / una gota de esplendor". Este concepto es clave para la comprensión de toda la canción. Fabrizio se lo explicó bien a Gino Castaldo: "Es a través de las dificultades de las minorías marginadas - o autoemarginates, al igual que muchos artistas que viven en soledad - dejar en claro la diferencia entre la raza humana y otra especie animal. Estoy convencido de que para ser evolutivos los comportamientos deben ser diferentes de los dictados por la regla común ´- comportamientos marcados por las mayorías -, y son aquellos (las minorías) los que verdaderamente redimen a la humanidad entera del riesgo de quedarse dormido, de detenerse". Sin "los últimos" incluso la muerte se extinguiría, inútil: son ellos quienes le dan valor, es decir, con su obstinación a pesar de la adversidad, con su humanidad, su verdadW.

El verso "Por quien en Aqaba curó la lepra / con un cetro ficticio" se inspira en dos versos de Mutis de Caravanserai: "En Akaba dejó la huella de su mano en las paredes del abrevadero", "En Abidján trató la lepra al tocar a los enfermos con un cetro falso". Aqaba probablemente fue elegido para la pronunciación o el sonido de la palabra, mientras que el resto es una referencia a sanaciones falsas disfrazadas de verdaderas. El verso sobre la travesía sembrada "de celos devastadores y de hijos / con improbables nombres" viene de otra obra de Mutis, la novela 'Amirbar' ("tragedias devastadoras de celos y niños con nombres improbables de cantantes de tango"). El hecho de que estos dos versos estén relacionados o no a una persona específica no se puede asegurar, pero en internet circula la hipótesis de que podría ser el Che Guevara, que "siendo todavía estudiante de medicina, viajó durante más de cuatro mil kilómetros en compañía de un amigo por lugares remotos, deteniéndose con los leprosos para curar a los enfermos y que, al final de su historia, dejó niños de 'nombres improbables de cantantes de tango'". Es una hipótesis interesante, incluso considerando los nombres de los hijos del Che: Hildita, Aleidita , Camilo, Celia, Ernesto.

Y finalmente llega la invocación a la deidad y la explicación del tema de la oración: "Recuerde Señor / a estos siervos desobedientes / a las leyes de la manada". Tengan en cuenta que mientras Maqroll observó pacientemente las leyes, De André se refiere "a los que, como él, han desobedecido deliberadamente las leyes de la manada, por lo que se puso abiertamente a favor de ellos y pide la intervención de Dios en su ayuda". El final es un creciente evocador, una oración que es casi un reproche a la deidad: "que al cabo de tanta opresión / es apenas justo que la fortuna los ayude" Los "servidores" desobedientes merecen la atención del Señor como recompensa por lo que han sufrido en la tierra, incluso a costa de tener que recibirlo "como un descuido / como una anomalía / como una distracción / como un deber".

Estudio poesía Alvaro Mutis

"Il libro del mondo. Le storie dietro le canzoni di Fabrizio De André" (Walter Pistarini)

 
Versiones de la canción:
     - Anime Salve (1996)  (Estudio)
     - In Concerto (2001)